Con el paso de los años, el deterioro de fachadas y cubiertas se comienza a notar progresivamente y es el momento en actuar para detener los efectos dañinos sobre las zonas damnificadas.

Una de las reparaciones más habituales en edificios y locales es la reforma de cubiertas. El motivo es sencillo y es que los efectos medioambientales y el transcurso del tiempo son dos agentes externos de lo más nocivo para estos edificios. Para ello existen una serie de sistemas que permiten detener estos estragos, Vamos a hablar sobre las clases de reformas de cubiertas.

Qué superficie vamos a tratar y qué problema presenta

Lo primero de todo es tener clara la superficie a tratar y el problema que presenta. Una vez localizado el foco de atención es cuando nos debemos plantear qué tipo de reforma tenemos que emprender. Sistemas de reformas de cubiertas existen unos cuantos y de ahí el estudiar y analizar el más adecuado a nuestro problema.

Clases de reformas de cubiertas 2 - Clases de reformas de cubiertas

Afortunadamente y gracias a los avances tecnológicos en materiales y componentes para impermeabilización y demás elementos constructivos, las posibilidades son muchas y nos ofrecen una gran variedad de soluciones a escoger.

Tipos de reformas de cubiertas

Entre las más solicitadas estarían:

  • Membranas líquidas de poliuretano: Son unos materiales espesos y elásticos que garantizan una absorción completa de filtraciones y evitan humedades posteriores.
  • Láminas EPDM: Su componente básico es el caucho lo que les da una fuerza y elasticidad muy resistentes. Una de sus ventajas es que pueden hacerse a medida, con ello se evita la separación de juntas y lograr una impermeabilización perfecta.
  • Láminas bituminosas: El betún es el elemento principal en este sistema de láminas. Un componente totalmente impermeable gracias a su solidez y viscosidad.

Clases de reformas de cubiertas 3 - Clases de reformas de cubiertas

  • Capa protectora de grava: La grava o también llamada canto rodado es el factor que impermeabiliza con este sistema de cubierta. En referencia al punto económico es uno de los más recurrentes para cubiertas de tipo no transitable. Lo que ocurre es que presenta un inconveniente y es que se acumula en ellos la suciedad y son difíciles de limpiar.
  • Capa protectora de mortero: Muy usadas para cubiertas transitables ya que son altamente resistentes a la abrasión y otro tipo de agentes corrosivos externos tales como los rayos UV.
  • Losas superpuestas: En este caso las losas van sueltas, sin ningún material de agarre. Esto facilita el acceso a la impermeabilización en caso de tener que repararla. El tipo de losa será el que defina su utilidad (transitable o visitable). Las más utilizadas son las losas que incorpora el aislamiento.

En esta web podéis encontrar más información y detallada sobre las reformas de cubiertas.