accesorios

Una chimenea es mucho más que una forma de calentarse. Con los accesorios adecuados se puede conseguir que rinda mucho más, lo cual aumenta la sensación de haber hecho una buena inversión. Vamos a hablar de algunas ideas con las que hacer un mayor uso de la chimenea, además de accesorios que nos pueden facilitar las labores de limpieza, por ejemplo.

Un accesorio que puede considerarse indispensable en toda chimenea que se precie es una buena parrilla para asados. Con ella se puede aprovechar el fuego y cocinar mientras nos calentamos en casa. Aunque es más habitual verlas en chimeneas y barbacoas al aire libre, instalar una parrilla en una chimenea interior con un buen tiro seguro que nos hace disfrutar mucho más de una buena comida a la brasa. Si esta está bien cerrada y la salida de humos funciona adecuadamente, los olores no serán ningún problema. Las carnes y pescados o las pizzas al fuego de la chimenea tienen un sabor que no le dejan indiferente a nadie, por lo que montar una parrilla es una idea estupenda para cuando tienes invitados.<

Un accesorio más bien decorativo, pero también de gran utilidad es un buen par de murillos con los que sujetar los trozos de leña que vamos a usar en nuestra chimenea. Los tendremos bien sujetos junto a la puerta, lo cual le da un aire más hogareño a la estancia y nos permite tener a mano el combustible cuando nos haga falta.

Un atizador es imprescindible. Con él podremos mover las brasas para avivar el fuego, de este modo aumentaremos la sensación de calidez al ver cómo sube la llama. Hay atizadores que nos permiten también recoger las cenizas, con lo cual nos facilita la tarea de limpiar la chimenea.

En este sentido, si se posible deberíamos instalar una bandeja para cenizas en la parte baja de nuestra chimenea. Así solo tenemos que deslizar el cajón para eliminar los residuos generados por la quema del combustible, de un modo más eficiente que recoger las cenizas con cepillo y recogedor metiéndonos en la chimenea.

Los atizadores, las parrillas que no se usan y otras herramientas pueden tenerse bien organizadas junto a la chimenea con un colgador, que puede tener diferentes formas. Hay colgadores parecidos a pequeños percheros, que tienen una serie de ganchos alrededor de una barra central, son portátiles y se pueden llevar de un lado a otro sin problemas. Otros están diseñados para colocarlos en la pared, fijos.

Para más información en: http://www.hotfiredoor.com/es/productos/accesorios

Dependiendo de las necesidades, los gustos y hasta el uso que se le quiera dar a la chimenea, estos y otros accesorios pueden ser imprescindibles o no tener sentido. No obstante nunca está de más saber que las posibilidades que tienen nuestras chimeneas, incluso las que tenemos instaladas en el interior de nuestros hogares, van más allá de calentarnos simplemente. De por sí ya es algo digno de destacar, pero aprovechar para ahorrar tiempo y dinero en preparar nuestra comida, por ejemplo, también es algo que merece la pena comentar, sin duda.