puertas-chimineas

Puertas para chimeneas hay muchas, pero elegir la puerta adecuada puede marcar una diferencia importante a la hora de reducir los costes de calentar una estancia, aprovechar al máximo la energía y mejorar la seguridad de los tuyos. La mejor solución es encargar una puerta a medida, de fácil instalación y que no requiera de molestas y costosas obras. Se ahorra una importante cantidad de tiempo, y en apenas unas horas se puede disfrutar de una chimenea eficiente, segura y acogedora.

Las puertas a medida para chimeneas tienen múltiples ventajas. Por ejemplo, son más prácticas que los cassettes, ya que si bien estos también estás diseñados para su instalación rápida y sin obras, las medidas obligan a adaptar la chimenea a la puerta, algo que en ocasiones no es posible. Además, si se quiere insertar un cassette en una chimenea construida de antemano, hay que abrir el tiro para colocar el tubo que va al techo, además de que el conjunto ha de ser de menores dimensiones que la chimenea, lo cual puede quedar muy antiestético. Por otro lado, una puerta a medida se ajusta perfectamente al tamaño de la chimenea, se utiliza el tiro original y se instala mucho más deprisa.

El ahorro en energía con una puerta a medida es bastante considerable. Una chimenea puede perder hasta un 70 por ciento del calor que se genera, con lo que se tiene que emplear más combustible para optimizar la temperatura de una estancia. Las puertas a medida tienen una lámina de vidrio vitrocerámico que resiste más de 750 grados, con lo que se ahorra mucha leña ya que el calor se mantiene constante con menos material. Además, el efecto que produce ver el fuego a través del cristal también aumenta la sensación de calidez en el hogar, de modo que incluso de manera inconsciente el cuerpo siente una mayor calidez.

También son un modo de tener mayor seguridad. Una chimenea bien cerrada protege de accidentes que pueden causar graves daños a los ocupantes de la vivienda, especialmente los más pequeños.

Pero si por algo se puede destacar una puerta para chimenea a medida es por el ahorro integral, no solo de materiales sino de tiempo. Una vez tomadas las medidas exactas, el conjunto de la puerta se fabrica para que encaje a la perfección en el marco de la chimenea. Solo hacen falta unos tornillos para pared y un poco de masilla resistente al fuego. En menos de 24 horas se puede disfrutar completamente de la chimenea, incluyendo el tiempo de secado de la masilla. Con otro tipo de puertas que requieren de obra los tiempos pueden llegar a cuadruplicarse.

Por eficacia, rapidez y precio, apostamos claramente por las puertas a medida para chimeneas. Son limpias, económicas y perfectas para crear el mejor ambiente en nuestro hogar. Eso si, lo importante es ponerse en manos de buenos profesionales, que ofrezcan garantía a la hora de prestar el servicio, con materiales de primera calidad y un rendimiento que merezca la pena.

Más información en: http://www.hotfiredoor.com/es/