ventanas

En cualquier hogar tener una buenas ventanas capaces de aislar correctamente pueden contribuir sustancialmente al bienestar y salud de quienes habitan. En ese sentido resulta de vital importancia saber elegir el tipo de material para tus ventanas que van a mantener a la vivienda con una temperatura estable evitando de ese modo cambios brucos de temperatura. Debes saber que tener las ventanas en un buen estado puede reducir la factura eléctrica incluso un 70% tanto si se trata de aire acondicionado como calefacción. Actualmente el material que se utiliza para las ventanas son principalmente el PVC y el aluminio. Ambos materiales tienen sus ventajas y desventajas por esta razón hemos elaborado unos puntos a tener en cuenta que te ayuden a orientarte en la elección del mejor material para la instalación de las ventanas en tu hogar. Luego es importante conocer realmente las diferencias que vas a encontrar entre una ventana de aluminio y otra de PVC.

  1. Las ventajas de ventanas con aluminio. A pesar que en la actualidad el PVC es el material más elegido también podemos decir que existen varias ventajas a tener en cuenta si eliges ventanas de aluminio. Una de las principales razones por elegir ventanas de aluminio es que carece de mantenimiento una vez instaladas y es un material muy duradero. Por otro lado existen estudios que nos garantizan que el aluminio es un material anti-humedad y capaz de soportar la radiación solar. El aluminio es el mejor material ecológico que puedes encontrar ya que respecta el medio ambiente, no es inflamable, no desprende sustancias nocivas en caso de incendio y precisa un coste energético muy bajo para su tratamiento o reciclaje. Este material es muy moldeable y adaptable a cualquier necesidad como el espesor del vidrio, como cualquier tipo de acabado lacado o a cualquier necesidad arquitectónica. Muchos expertos valoran más este material por ser más ligero que el PVC, permitir mejor funcionamiento en bisagras y muelles, pueden ser algo más estrechas y así permitir mayor entrada de luz pero además otorga mayores soluciones estéticas en su instalación.

  1. Las ventajas de ventanas con PVC. Uno de las ventajas más importante a la hora de elegir PVC para ventanas es su mayor capacidad aislante que va a suponer un ahorro energético importante ya que este material no es un conductor natural como el aluminio. No hay que olvidar que posee capacidad suficiente tanto para aislamiento térmico como para el acústico. Por otro lado si eliges este material vas a contar con sistemas tecnológicamente más avanzados y además tienen mayor capacidad de mantenimiento ya que no necesitan ser lacado o anodizado para proteger el material como el aluminio. Por lo que vas a contar con una gran variedad de diseños. Otras de las ventajas a tener en cuenta es que el PVC es un material no inflamable que puede resistir a incendios sin deformarse. Además es un material que es fácil de limpiar y que no se oxida aunque tenga un pequeño arañazo o golpe.