Pulido de piezas de aluminio

Como ya hablamos anteriormente en este artículo sobre tratamientos térmicos del aluminio, os contamos que el pulido de piezas de aluminio es un proceso que permite eliminar todas las deformaciones y rayas que puedan ser realizadas por un tratamiento de esmerilado fino. Este tipo de acabado se usa en materiales que ofrecen una gran resistencia a la corrosión como son el aluminio y el acero inoxidable. Pulir una pieza o estructura no conlleva prácticamente inconvenientes pero se debe tener en cuenta que el riesgo siempre está ahí, en este caso, el riesgo del pulido se puede ver reflejado en la aparición de relieves y en el redondeo de los bordes. Esto se soluciona haciendo que los tiempos de pulido sean tan breves como sea posible.

Es en estos casos cuando se debe tener siempre a disposición y localizado un contacto o empresa que nos aporte la solución al tema que nos ocupe. La filosofía de Quinapa es la de ofrecer a sus clientes una total definición y solución de sus propuestas y proyectos. Siempre con un perfecto acabado y con la máxima calidad. Disponen de la mejor tecnología productiva estando en los primeros puestos dentro del sector del aluminio. Su equipo lo componen un grupo de profesionales con una clara vocación de servicio y atención al cliente. La agilidad y la capacidad de reacción forman parte de su estructura para dar así respuesta a las necesidades de sus clientes.

Gracias al pulido se consigue una superficie lisa y brillante de las piezas de aluminio. Esto precisa de herramientas adecuadas para tal uso como son las máquinas esmeriladoras o las pulidoras. El pulido también puede tener varias contraindicaciones si se exponen estos materiales a sustancias químicas o a aspectos ergonómicos. Es en este momento cuando los trabajadores deben tomar las precauciones convenientes de seguridad y utilizar equipos de protección regulados. En Quinapa se cumple estrictamente con la normativa vigente y mira con especial atención por sus trabajadores al mismo tiempo que por la producción.

Con la aparición de las técnicas más novedosas en el mercado, las soluciones para el pulido de piezas de aluminio cada vez son más efectivas. Técnicas como la del micropulido que eliminan la rugosidad de piezas que precisan de un acabado máximo para su posterior uso, y que junto al afinado, pulido y abrillantado hacen que esas piezas tengan una calidad superior. Siempre teniendo en cuenta que para obtener el mejor pulido del aluminio hay que asegurarse de contar con buenos profesionales que nos asesoren y nos aporten las soluciones que necesitamos.