puertas-chimineas

En muchas viviendas unifamiliares se tienen las chimeneas solamente como adorno, sin duda una pena porque las ventajas de contar con una buena chimenea son muchas y más variadas de lo que se puede pensar en un principio.

Hay quienes tienen miedo de encender la chimenea por temor a que no sean seguras. Un fuego encendido al aire puede ser un peligro potencial para familias con niños o animales. También se piensa que el humo y la carbonilla puede causar graves daños a la salud, lo cual es cierto. Pero hay un sencillo truco para evitar que todo esto suponga un problema. Nos estamos refiriendo a la instalación de una puerta en la chimenea.

Las chimeneas con puerta son mucho más seguras, reducen las emisiones y optimizan el consumo de energía. Una puerta de cristal de buena calidad genera una temperatura constante, a la vez que previene de los peligros del fuego directo, reduce el humo que entra en la estancia al máximo y elimina las partículas en suspensión.

Para que una puerta cumpla con su función, la chimenea debe estar adecuadamente construida. El tiro de la chimenea es importante de por sí incluso sin puerta, pues una entrada anormal de aire no solo ensucia mucho más al mover la carbonilla hacia el interior, sino que puede ser la causa de u incendio o una intoxicación. Incluso en estos casos, una puerta ayuda a eliminar estos problemas.

De todas las opciones de chimenea con puerta que se pueden encontrar en el mercado, la mejor opción son las puertas a medida. Estas tienen algunas ventajas frente a otro tipo de sistemas, como la ausencia de obras y la optimización de todo el espacio de la chimenea, algo de lo que carecen sistemas como los cassettes que se insertan en el interior de la chimenea pero reducen su tamaño de forma considerable. Una puerta a medida de vidrio vitrocerámico protege contra las altas temperaturas, se instala de forma rápida y aísla el fuego del resto de las estancia, mejorando considerablemente la seguridad de los ocupantes que se pueden sentir confortables sin temor a los accidentes ni otros peligros.

Una chimenea con puerta además reduce el consumo de combustible. Para calentar una estancia se necesita menos leña, de modo que ahorraremos dinero mientras nos calentamos y le damos a nuestra habitación un aire mucho más hogareño. Una chimenea con puerta puede ser mucho más eficaz a la hora de calentar nuestra vivienda que la electricidad y otro tipo de soluciones.

Por ello, si en tu vivienda cuentas con una chimenea o siempre has querido tener una, no renuncies a ello por temor a falta de seguridad. Las chimeneas con puerta son una forma eficaz, segura y muy decorativa de tener una vivienda cálida y acogedora, con el ambiente que solo este tipo de calefacción puede generar. Además, se pueden aprovechar para cocinar a la brasa, algo en lo que muy poca gente piensa pero que con una chimenea bien asegurada es toda una experiencia.

Más información en: http://www.hotfiredoor.com/